DICCIONARIO DE SIMBOLOS Y TEMAS MISTERIOSOS
Federico González Frías

DICCIONARIO

Caballo

Símbolo de fuerza y vitalidad, el caballo es sinónimo de transporte, lo que ejemplifican coches, carros y jinetes. El caballo lleva en sí, su propio culto, tal su belleza, sus cualidades y su función vehicular, destacada en todas las Tradiciones. Asimismo recordar el carro solar de Apolo y el de fuego que condujo al profeta Elías al cielo; también, subrayar que fue en un carro donde fue raptada Perséfone, e igualmente devuelta a la tierra, rito fundamental en la iniciación en los Mysteria. Y qué decir de la Merkabá hebrea, la carroza que nos transporta a las puertas del cielo.

Los equinos son domesticables y han servido por siglos al hombre tanto en la paz como en la guerra. Fueron imprescindibles en la conquista de América pues los indígenas no los conocían y llegaron a pensar que los conquistadores eran un solo animal con los respectivos caballos que creían munidos de cascos de plata, por las herraduras, lo que confirmaba a las profecías de la vuelta de los dioses.

guerrero crow a caballo
Guerrero crow
Pintura de George Catlin

Sin embargo al poco tiempo advirtieron la superchería, se familiarizaron con ellos y eran denodados jinetes al apoderarse de las cabalgaduras a las que aprendieron a montar como centauros. De esas mismas cepas españolas fueron apareciendo aquí y allá tropas de estos animales en estado salvaje que eran domados y utilizados en las batallas contra los invasores.

Su pericia en el manejo de la bestia en distintos lances fue muchas veces superior a la de los españoles y acostumbraban a atacar pueblos y concretamente a huir de los más numerosos ejércitos, con la contribución de indios baqueanos a los que les bastaba poner su oreja sobre la tierra, y mediante el oído percibir a qué distancia estaba el enemigo, cuántos eran y con qué fuerza contaban (incluso si en esa "partida" venía algún animal cojo).

Símbolo vehicular por excelencia, el caballo mítico griego Pegaso munido de alas es por definición el transporte entre tierra y cielo. También en algunas tradiciones existen caballos que hablan, refiriéndose a su instinto que los guiaba en la noche, o en la desorientación de su jinete. Sin ellos no hubieran podido ser las gestas de Alejandro Magno y la de tantos héroes que han configurado la historia de diversos países, por lo que su importancia en el devenir histórico ha sido fundamental.

Animal psicopompo es el vehículo del viaje de ultratumba.

2. Mientras que los aborígenes de Norteamérica y el extremo sur del continente (Río de la Plata), encontraron al caballo en estado salvaje, a raíz de que éste, introducido por los europeos, se reprodujo de manera cimarrona y en gran escala en estos territorios, y de este modo incluso, fue utilizado e incorporado de manera absoluta en sus mitologías y culturas, los indios de México, Centroamérica y el Perú, no tuvieron acceso a él, pues las mismas leyes de Indias impuestas por los conquistadores en estas comarcas prohibían el uso de ellos con pena de muerte a aquéllos que no fuesen blancos; este control desde luego, era una manera de limitar el posible poder que se podría adquirir con este vehículo, en particular en las lides guerreras, pero para los pueblos que pudieron conocer y servirse de este animal, él mismo pasó a constituirse en parte de su vida y como tal ocupó un lugar central y sagrado en sus simbólicas.

3. Es interesante recordar al respecto que para gran parte de los indios de Norteamérica el equino se incorporó a su mundo en estado virgen, u original, si así pudiera decirse; en efecto, el caballo fue conocido por algunas tribus durante varias generaciones de su historia antes siquiera de tomar contacto con el hombre blanco. Igualmente muchos de los indígenas de las pampas argentinas conocieron al animal cuando éste irrumpió en sus culturas. Luego de la primera fundación de Buenos Aires por P. de Mendoza (1536-41), ciudad que fue destruida por los aborígenes, y recién se volvió a poblar en 1580, los caballos españoles se reprodujeron en las llanuras y llegaron hasta sus tribus lo que constituyó para ellos un hecho asombroso ya que no conocían esa especie. Por lo que no debe llamar la atención que esa aparición pudiera ser vista como mágica o sagrada. En el mismo sentido los habitantes de Mesoamérica otorgaron poderes divinos a los primeros caballos, aunque éstos fuesen montados por los conquistadores.

Igualmente son conocidas sus virtudes de jinetes en la paz, y en la doma de los animales, a los que comenzaban a amansar y tratar muy suavemente desde potrillos y con los que convivían en sus "toldos" y taperas. El viajero inglés del siglo XIX George Cho Musters (Vida entre los Patagones) dice de los naturales de la Patagonia:

Realmente parece que hubiera una especie de vínculo instintivo entre los indios y sus caballos.

Otros varios autores repiten esta imagen de "centauros". En los Estados Unidos, en 1541, Coronado introdujo los caballos entre los indios de las planicies. En 1583 Antonio de Espejo los hizo conocer a los hopi, y los iroquíes sólo tomaron contacto con ellos en el siglo XVII, en la planicie central, al sur de los Grandes Lagos, en los que hizo su aparición recién en el XVIII.

4. Finalmente recordar la estrategia del enorme caballo, regalo de los griegos a los troyanos, en cuyo interior se hallaba un fuerte contingente de guerreros, que desembarcaron en Troya según nos lo relata Homero.

5. Mencionar los 4 caballos de los 4 palos del Tarot y los caballos opuestos, uno azul y otro rojo de la carta nº 7, llamada el Carro. ( Guerra).

6. Asímismo para los celtas el caballo era de tal importancia, de acuerdo a su mitología, que del mismo modo que en otros pueblos este animal pasó a formar parte de su ritual y del mito, o sea, de la poesía que supuestamente cantaron los bardos en su momento.

En el condado de Oxfordshire en Inglaterra se descubrió un caballo tallado en una colina de 150 metros de largo: sólo puede verse desde el aire.